Motivación para hacer ejercicio

18.5.13

Hace tiempo que quería escribir un post elaborado sobre el tema, aunque creo que no va a ser muy respaldado porque va a tener mucho texto pero lo quiero hacer porque cada vez que pongo algo en twitter o instagram del tipo de "¡a entrenar!" o "después de una buena caminata, cenita rica" (cosas de ese estilo), recibo comentarios del tipo de "ayyyy qué fuerza de voluntad" o "dioss, yo soy muy vaga" y os entiendo perfectamente pero, desde aquí, me gustaría daros el empujoncito que os falta


No me voy a poner a hablar de los múltiples beneficios del ejercicio físico porque los conocéis de sobra. 


    Corre como si Ryan Gosling te estuviese esperando en la meta con un cachorrito

En esta época podemos encontrar las palabras "operación bikini" por todas partes y no me parece mala idea del todo, ya que puede ser una excusa para engancharse al movimiento y a la vida sana. Ahora bien, si vamos a volver a nuestros hábitos insanos cuando alcancemos rápidamente el peso que queremos, creo que no va a servir de nada.



Para mi, hacer ejercicio es esencial, en primer lugar, por lo que lo solemos hacer todas, para quemar calorías a tope y estar en forma pero, en segundo lugar, por lo bien que me siento después de moverme. Os puedo asegurar la de veces que he terminado el día enfadada, de mal humor, cansada, sin ganas de dirigir la palabra a nadie (después de un mal día o en malas épocas). Por supuesto, en situaciones como éstas, bajo ningún concepto me apetece ponerme a hacer ejercicio, sin embargo, como sabéis, juego al baloncesto en un equipo y no podemos decidir de la noche a la mañana que no vamos a entrenar porque ya te has comprometido y el entrenador ha preparado un entrenamiento para tantas personas (poder puedes pero desde luego es algo que ni me planteo), así que voy igual, con mi mala leche, me cambio, saludo, me quejo un poco del día tan horrible que he tenido y me pongo a entrenar con mis ojeras y mi cara de pocos amigos. No sé en qué momento esto empieza a cambiar pero, una vez terminado el entrenamiento os aseguro que no me acuerdo por qué estaba de mala leche y soy una persona nueva, se me han pasado las ideas derrotistas y hasta me siento menos cansada físicamente. Desde luego, solo por esto, para mi, merece la pena cualquier esfuerzo.

Vale, Angie, pero yo no juego en ningún equipo, ¿qué hago? Pues a partir de ahora os voy a dar una serie de consejos para motivaros a mover esos culetes:

 Lo primero que tienes que hacer es encontrar tu actividad física. Ya os he recomendado varias veces los deportes de equipo por lo bien que te lo pasas y lo motivador que resulta hacer un esfuerzo común, que cuando no te apetece ir por ti a entrenar, vas por las demás, porque formas parte de un grupo humano y te has comprometido. Entiendo que más allá de la adolescencia es complicado empezar de cero en un deporte del que no tienes ni idea, pero creedme que se puede hacer. En mi equipo de baloncesto cada año empieza alguna chica nueva que nunca ha jugado y alucináis lo rápido que aprenden. Si estáis interesada en algún deporte de este estilo, yo buscaría en google, por ejemplo, la clasificación y me pondría en contacto con el equipo que ha quedado de último en la liga, por ejemplo, si quisiese encontrar un equipo sencillito para empezar a jugar al baloncesto en Coruña pondría "baloncesto senior femenino coruña". Considero que el baloncesto es guay porque es un deporte muy completo, pero podéis probar al volley, al fútbol sala, al rugby (os sorprendería lo genial que es ese deporte)... 

No tienes que ir rápido, solo tienes que IR
 Si por el contrario, lo de los deportes de equipo, aprenderse reglas o depender de más gente no os va, tenéis dos alternativas más: aliarte con una amiga o amigo que esté en tu misma situación o encaminarte tú solita al mundo del deporte. En el primer caso, hay un montón de cosas que podéis hacer en parejas y que son mucho más amenas: ir a caminar, ir a correr, jugar al tenis, al pádel, al bádminton, irse a una pista exterior y ponerse a hacer el tonto con un balón, etc. Uno tirará del otro cuando a uno no le apetezca moverse, aunque esto es peligroso cuando te alías con alguien muy vago, con menos motivación que tú, ya que al final seguramente te acabe llevando por el camino de sentarse en una terracita a merendar.

Por eso, en este caso, creo que lo mejor es automotivarse y hacerlo por ti misma. ¿Qué cosas se pueden hacer sola? Ufff, muchísimas, ir a caminar o a correr; patinar; saltar a la comba; andar en bicicleta normal o estática; hacerse algún ejercicio de Insanity o P90X (lo ponéis en google y encontráis videos de entrenamientos); ponerse a bailar; buscar en youtube cosas como "entrenamiento cardio", "cardio workout", "ejercicio aeróbico". Si os lo podéis permitir, recomiendo que os apuntéis a un gimnasio, no para ir todos los días, sino para combinar con los ejercicios anteriores, ya que muchas veces apetece más una cosa que otra. A mi por ejemplo, lo que me gusta de ir a un gimnasio es el hecho de que haya más gente, me resulta muy entretenido estar sentada en la bicicleta estática o corriendo en la cinta observando a los demás, se me pasa el tiempo rápido. Y si es un gimnasio con piscina y actividades, mejor que mejor, el spinning es duro pero mola un montón y engancha; el aerobic y eso nunca me ha gustado pero debe tener algo, y lo de la piscina viene genial para, una vez terminado el entrenamiento, sumergirte y hacer unos largos para seguir entrenando o para relajar la espalda e irte estupenda para casa.

♥ Vale, vale, pero yo ya sé qué deportes me van y cuáles no, el problema es que me da pereza. Si es así, mis consejos son los siguientes:

Corre contento, corre enfurruñado, corre rápido, corre despacio,
corre un poco, corre mucho... Simplemente, corre.
  • Si tu idea es hacer ejercicio por la mañana, nada más levantarte, (cosa que entiendo que dé pereza pero que considero que es lo mejor del mundo, porque si lo del deporte es algo que no te gusta, al hacerlo por la mañana ya te lo quitas de encima y tienes el resto del día "off" en ese sentido), deja la ropa preparada del día anterior, pon tu despertador lejos de donde lo puedas alcanzar y nada más levantarte ni te lo plantees, ponte el chándal y a moverse.
  • No lo pienses, hazlo. A veces le damos demasiadas vueltas: media horita más y voy, qué pereza, me duele la cabeza, ya iré mañana... Deja esos pensamientos y hazlo, es más sencillo de lo que puede parecer, de verdad. Y una vez que te acostumbras a actuar así, ya sale de ti. No sabes la de fuerza de voluntad que ganas a la larga.
Cambia las intenciones por acciones
  • ¿Está lloviendo? Ponte un chubasquero y adelante, te vas a empapar en sudor igualmente. ¿Que no te convence? Hay tantas alternativas para hacer dentro de casa... El mal tiempo no es una excusa (sino los gallegos no podríamos hacer nada nunca XD).
  • Descárgate una aplicación "marcapasos" para el móvil. A mi me motiva un montón que me vaya diciendo las calorías que voy quemando, los kilómetros que corro, superar mis marcas del día anterior... El que yo utilizo es "Run Keeper". Si queréis invertir un poquito más, haceros con un buen pulsómetro (en Decathlon los tenéis básicos por menos de 30 euros).
    Hecho: pensar en ir al gimnasio quema entre 0 y 0 
    calorías 
    (así que deja de pensar en ello 

    y hazlo realidad)
  • Música: hazte una buena lista de reproducción con canciones moviditas, motivadoras. En google hay un montón de listas de todo tipo, selecciona las que más te gusten. Yo a veces voy cambiando el ritmo según la canción y eso viene guay para aumentar y disminuir la intensidad.
  • Para hacer 15 minutos de ejercicio no hago nada... Mira, son mejores 15 minutos que 0, además de que dudo que una vez te hayas puesto el chándal y te hayas puesto a ello, te apetezca dejarlo a los 15 minutos. Si es así, adelante, para, pero ya has hecho algo y eso es muy importante.
  • Estás cansada, te da pereza. Un día tiene 1440 minutos, ¿en serio te da pereza dedicarle unos cuantos a moverte? Solo piensa en lo bien que te vas a sentir cuando termines. Has hecho algo bueno por ti, vas a dormir mejor, te puedes dar un caprichito después de cenar... 
  • Si la cuestión es que te agobias durante el ejercicio y quieres parar, piensa en tus cosas, en algo que tengas que hacer mañana, repasa mentalmente lo que has estudiado ayer, piensa el menú que vas a hacer durante la semana, en los productos que quieres comprar, ponte canciones en inglés e intenta traducirlas... Lo que sea para dejar de lado esos pensamientos de ¡no puedo! En mi caso, cuando llego a los 15 minutos de ejercicio, cuando todavía no estoy fatigada, me aburro infinitamente, así que cuando me sucede esto recurro a esos pensamientos alternativos y funciona.
Estar en forma no es un destino,
es una forma de vida

  • Sé realista. No pretendas que en dos días de movimiento ya estarás en forma. Las primeras semanas tendrás agujetas, te dolerá el cuerpo, pero eso es bueno, significa que has empezado. Ponte metas realistas: hoy  20 minutos, mañana 25, pasado 30... 

Y si habéis llegado hasta aquí, os garantizo que haciéndolo 20 días (aunque descanséis algunos) os engancharéis y, si alguna semana no "entrenáis" vais a echar algo en falta y vuestro cuerpo os lo pedirá. ¿Qué me decís? ¿Empezamos con este plan de vida?

12 comentarios :

  1. Desde luego hay que tener mucha motivación! jeje besos

    ResponderEliminar
  2. Si Angie, el rotulador pigmenta muy bien y es preciso! besos

    ResponderEliminar
  3. Un post estupendo!! Y me ha encantado el detalle de traducir los cartelitos en inglés!!

    ResponderEliminar
  4. No sabes lo bien que me viene este post! Soy vaguísima pero luego tengo muchísimos remordimientos. Yo soy más de hacer deporte por mi cuenta, pero siempre digo eso de: en media hora empiezo... luego se me hace tarde, o me he duchado ya y digo ¿para qué?... siempre encuentro alguna excusa. Y los periodos de exámenes no ayudan. Pero es verdad que no sólo te ves mejor sino que te cambia hasta el humor, me has motivado para hacer ejercicio hoy, mando este post a pinterest para releerlo los días que me entre la pereza! :) Un besito!

    ResponderEliminar
  5. Por cierto, me mata la imagen de Ryan Gosling, sólo con eso ya me has motivado de por vida xD

    ResponderEliminar
  6. Hola guapa!
    Me parece un post genial para darnos fuerzas con el deporte
    Yo últimamente ya me muevo más, aunque no tanto como me gustaría, a veces aún me puede la pereza jeje
    Un besazo

    ResponderEliminar
  7. Que interesante cuantos "truquitos y consejos" Yo en mi adolescencia jugaba en un equipo de baloncesto como tu ahora, me lo pasaba pipa ^^ :D Un besote

    ResponderEliminar
  8. Apuntados quedan los consejos, me bien muy bien! Gracias

    Besazos

    ResponderEliminar
  9. Consejos interesantes!!!! el finde ha ido genial nena, la dieta, me la he saltado, pero me pasado solo un día, me he pesado y peso gramos más, ya te diré el martes... jajajaj besitos!

    ResponderEliminar
  10. Me ha encantado el post, una verdadera fuente de motivación! Es cierto, qe siempre nos escondemos detrás de un montón de excusas para no hacer deporte, pero una vez que empiezas y que le pillas el ritmo, te cambia hasta el ánimo, es verdad!
    Quería preguntarte, he mirado por internet lo de Insanity y P90x, porque nunca había oído hablar de ellos, últimamente solo escucho hablar de Zumba.. No es demasiado intenso? Ya que nunca lo he practicado antes. Existe alguna categoría "más suave" para principiantes? jeje XD

    ResponderEliminar
  11. Que buena entrada, la verdad que algunas necesitamos un empujoncito jejeje

    ResponderEliminar
  12. Fundamental acompañarte de una amiga para que la pereza no pueda contigo!

    ResponderEliminar

¿Qué me cuentas?